Entrada del blog

12 Lecciones de vida aprendidas este año

Recapitular, analizar, mirar atrás, hacer un resumen.
Todos lo hacemos en algún momento de nuestra vida, es algo realmente fantástico, aunque lo hagamos de manera irregular y esporádica.

El problema está que bien llegamos a ese punto de recapitulación cuando pasamos por situaciones difíciles, y soltando frases como: ¨a mí este año me ha ido fatal, he tenido esto, esto y esto…¨, o como, ¨¡a ver si a partir de ahora mejoran las cosas, porque hasta ahora mira…¨, es decir, con connotaciones negativas.

O bien, llegamos a realizarlo de una forma positiva, aunque centrándonos en el progreso, en los objetivos alcanzados, el balance monetario (lo que repito, está genial hacer esto), y dejamos algo realmente importante como son las lecciones de vida.


12 Lecciones de vida aprendidas este año


Y estas lecciones de vida, son tan brutalmente importantes, porque antes han sido problemas, situaciones o comportamientos que se repiten y nos limitan en algún sentido, ya sea con comportamientos, malas contestaciones, trato del dinero, relación con uno mismo, etc.

¿Cómo se convierten en lecciones de vida aprendidas? Reflejándolos, proporcionándoles un nombre, reconociéndolos.  De esta forma, con esa transformación, las podremos usar en un futuro, esta vez a nuestro favor, tras un profundo estudio.

¡Y hoy es mi cumpleaños! Hace dos años ya hice algo especial por estas fechas, pero este año es diferente.

Gracias a la iniciativa de una de mis grandes influencias, Jay Shetty, he instalado como hábito, que cada año por mi cumpleaños, el 12 de diciembre, hacer un trabajo de introspección para sacar esas 12 lecciones de vida que mi yo del futuro pueda usar eficientemente.

1 – El dueño de tu vida, eres tú:

Nadie va a presionar ese botón por ti, nadie va a tomar esa decisión por ti.

Los cambios los debes de construir tu mismo, y no para complacer a nadie ni obtener nada, sino por un motivo interno real.

El dueño eres tú y las herramientas a usar son las decisiones. Hacerse adicto a tomar decisiones es la mejor forma de tomar las riendas de la vida.

2 – Ama a las personas de tu alrededor:

Deja el ego atrás, muestra tu cara más amable y cariñosa con esas personas que has decidido que estén en tu vida, entiende de donde vienen y las razones que les llevan a actuar como actúan.

No sabes el proceso que pueden estar pasando y el impacto que puedes tener en ellas, y si tienes que decidir entre usar el miedo (agresividad, malas contestaciones) o el amor cuando actúas, usa siempre el amor, ojo a esto, especialmente cuando es más complicado.

Manda mensajes regularmente, llama, mantén vivo el contacto, ofrece tu ayuda.

3 – En el amor de pareja, experimenta, déjate llevar, sin esperar lo que quieres a cambio:

Va a doler, va a ser incómodo, habrá muros que atravesar.

Sin expectativas pero trabajando en la relación, en el presente de esa relación, y creando juntos un objetivo común además del individual.

Con la comunicación, amor, prioridades y empatía como bases. Para disfrutar del proceso, porque habrá pausas, reencuentros, finales. Acéptalo y agradécelo, porque pase lo que pase, toda relación evoluciona, y nosotros elegimos como.

4 – Sé el ejemplo que te gustaría seguir:

Imagina que tienes a tu yo con 5 años agarrado de la mano durante 24 horas al día. ¿Cómo actuarías, hablarías, caminarías y mirarías?

Y si también pudiera leer todos tus pensamientos, ¿cómo pensarías?

Sé su ejemplo, y verás como tú y todo tu alrededor notáis los resultados, potenciando la integridad, honestidad, confianza, fuerza de voluntad, etc.

5 – Escucha a tu cuerpo, cuida de tu salud:

Más lecciones de vida, la número 5 es, que no lo dejes hasta el final. No dejes que se acabe rompiendo un hueso por no bajar el ritmo. Se consciente de lo que te pide el cuerpo.

Si ves que se deteriora, úsalo, si ves que se sobrecarga, descansa. Parece trivial pero normalmente obviamos estas sensaciones.

Establece prioridades, tal como meditar, hacer ejercicio, comer sano y dormir lo necesario.

6 – Busca situaciones ¨incómodas¨ voluntariamente:

Normalmente esperamos a que nos lleguen esas situaciones de sufrimiento o de incomodidad, para ir a contracorriente y volver al punto donde estábamos. Y aunque estas también nos ayudarán a aprender para un futuro, el buscar situaciones incómodas de forma voluntaria, es algo que te compromete con tu crecimiento y te pone en el camino adecuado.

Busca situaciones que te hagan crecer, aunque te causen un poco de incomodidad, expande esa zona de confort.

Porque al otro lado de esa incomodidad, de ese miedo, está el crecimiento.

7 – Atención a las señales:

Porque lo que en un principio puede ser una situación sin más importancia, se puede convertir en una nueva oportunidad laboral, una nueva pasión que explorar, un camino nuevo, un aprendizaje vital.

8 – Lo que VES no es lo que ES, es tu PERCEPCIÓN de lo que ES:

Ni nosotros o cualquier persona cambiamos tanto de un día para otro, ni un viaje es igual para ti que para mi, ni si visitas un lugar dos veces, te va a parecer lo mismo. Lo único que cambia, es tu percepción de lo que es.

9 – Tenemos fecha de caducidad:

Este preciso momento no vuelve, y llegará un momento en el que ya no estemos aquí.

¿Cómo quieres que te recuerden?

Emplea tiempo en algo que merezca la pena, deja tu huella, contribuye a un mundo mejor, celebremos esa caducidad porque es lo que nos empuja a vivir con pasión, propósito y disfrute.

10 – Rodéate de belleza:

Pon flores en la casa, visita lugares emblemáticos, pasea en la naturaleza, ve a la montaña y siente esa grandeza, ve a la playa y báñate en ella, incluso ordena tu habitación.

Nos contagiamos de lo que nos rodeamos, la belleza nos produce bienestar, recarga energías, proporciona creatividad, ¿por qué no darnos ese regalo?

11 – Aprende algo de cada persona:

Todo el mundo tiene algo que enseñarte, incluso si no lo hace conscientemente.

Habilidades, formas de pensar, comportamientos, reacciones propias y ajenas.

Esto crea positivismo al enfocarse más en aprender de esa situación en lugar de fijarse en la crítica.

12 – Para ser exitoso y feliz, debo SERVIR:

De estas lecciones de vida, dejo esta para la última, una extremadamente importante y que es en sí un propósito de vida, más que una lección.

Mediante el servicio, se llega al éxito y a ser feliz (ajustado a tu definición de éxito y felicidad).

No hace falta que te vayas a realizar un voluntariado ni a dar un dinero a ninguna ONG. La actitud de servir se muestra en la forma de hablar, gesticular y pensar, desde la ayuda.

¨Programados para la generosidad, educados para la codicia¨. Tratemos de romper esa frase que resuena tanto con la sociedad en la que nos movemos.

Finalizando,

Hasta aquí llegan las 12 lecciones de vida aprendidas desde mi pasado cumpleaños, dirigidas a mi yo de hace unos meses y a ti, para cuando te hagan falta, porque solo escuchamos lo que estamos preparados para escuchar.

Ha sido un año fantásticamente activo, revelador y excitante.

Espero inspirarte a sacar tus 12 lecciones de vida, o, al menos, a plantearte alguna que otra.

¿Hay alguna que resuene contigo? Me encantaría leerte en los comentarios. Comparte este artículo y vídeo,  nunca sabes a quien le puede ayudar.

Gracias infinitas por estar ahí, significa mucho para mi.

Con Amor y Respeto.

Javier H.

Gracias por tu confianza


Únete ahora al Círculo Privado, un lugar de crecimiento, apoyo y confianza.

Al dejar tu correo aquí abajo, además de darte acceso a esta comunidad, te enviaré algún correo los domingos con reflexiones y más aprendizajes.

Estamos juntos en este camino

    Deja un comentario