Aventuras en grupo » Norte de India

¿Te arrastra la rutina en un día a día repetitivo y tóxico del que necesitas salir?
¿Te da la sensación de que la vida te lleva a ti en vez de controlarla tú?
¿Quién eres en realidad?

Siéntete libre y descubre tu esencia interior en una aventura única en el Norte de India

Para liberarte de lo que te oprime o no te deja expresar quien eres realmente, te propongo un viaje en grupo, con nosotros, completamente distinto a lo que has experimentado hasta ahora.

Muchos viajeros estaban donde tú estás ahora y después de venir con nosotros encontraron su fuego interior. Desde la paz, la libertad, y desde allí, ¡la grandeza de ti mismo!

Despierta tu interior a través de una cultura única. ¡Abre los ojos!

Odio el maltrato animal en cualquiera de sus formas, te lo aseguro. También cuando supone la pérdida de libertad de un ser vivo.
Sin embargo, deja que te cuente una historia real para que puedas comprobar que te entiendo y sé como ayudarte.

¿Sabes cómo capturan en La India a los monos? Me refiero a esos monitos que lamentablemente a veces vemos como usan como animales de circo, en películas o en algunas ferias.

Imagínate una cajita de madera no mucho mayor que una caja de zapatos pero sin tapa. La única apertura a su interior es un pequeño agujero en el que sólo cabe la manita de uno de estos simpáticos animalitos.
Llenan el interior de esta cajita con frutos secos y semillas y la dejan atada a un árbol.

Cuando los monos ven que no hay humanos cerca, se aproximan a la cajita y descubren maravillados que hay un tesoro en su interior: ¡Un montón de frutos secos y semillas! ¡Son como golosinas para ellos!
Los monitos meten la mano por el agujerito en el interior de la caja y cogen un buen puñado de semillas y frutos secos de su interior, pero ¡Qué error han cometido! ¡Cuando intentan sacar la mano, al estar cerrada con el alimento dentro de su puño ya no cabe por el agujero!

Los monitos quedan así atrapados. El humano no tiene más que acercarse y capturar al pobre mono. Ellos intentarán desesperadamente seguir sacando su manita de la caja, pero nunca podrán hacerlo porque seguirán intentándolo con su puño cerrado y el agujero es muy pequeño.

¿Te has dado cuenta de que nuestro amigo se habría podido liberar si tan solo hubiese abandonado tu alimento y hubiese abierto la mano? Así de fácil… pero TRISTEMENTE no lo hacen.

El ser humano, tú y yo, somos igual que estos monitos. Nos aferramos a nuestras convicciones, a nuestro día a día, a nuestra rutina… y nos convertimos en prisioneros.

Sería tan fácil como abrir el puño, abandonar lo que creemos que es cierto y liberarnos… pero ¿Cómo hacerlo? ¿Por dónde empezar?

Yo te enseñaré a hacerlo en nuestro viaje al norte de La India. Y créeme: No permitiremos que haya monitos prisioneros en esta aventura.

Esto es lo que otros viajeros opinan de su experiencia...

cabecera-norte-de-india

Sucederán muchas cosas, déjame contarte solo algunas...

Soy Javier Holgado. Si hay tres cosas que te interesa conocer de mí son estas:

javier-foto-gorro

Cosas que no van a suceder en este viaje...